lunes, 23 de junio de 2014

¿Qué os parece estos saquitos? Os estaréis preguntando cuál es su utilidad, 
pues ni más ni menos que aliviar los cólicos de los bebés, entre muchas más cualidades.

Están rellenos con cáscara de espelta, una variedad de trigo con múltiples cualidades terapéuticas. No sólo calma los dolores de los cólicos, sino que mitiga las migrañas, 
favorece la circulación, reduce el nerviosismo y el insomnio y elimina los ronquidos. 

Además se adaptan perfectamente al cuerpo gracias a su gran flexibilidad. 
Y lo único que hay que hacer una vez a la semana, es exponerlos al sol cinco minutos para que se vuelvan a recargar.

Éstos miden 20x15 cm, y tienen una tira para meter la mano 
y ponerlo sobre la tripita del bebé; verás cómo se calma con ello. 

Antes de utilizarlos, no te olvides quehay que meterlos unos minutitos en el microondas para que estén calentitos.

Los hago de todas las medidas, además de los cojines de lactancia,
 que ya os los enseñé hace unos meses. 









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada